Héctor Gabriel Gómez Benítez, apoyo de movilidad para cursar un semestre en la Universidad de la R

Hace aproximadamente 6 meses, se presentó la oportunidad de poder realizar mi movilidad académica internacional, después de una serie de trámites fui aceptado por la Universidad de la República en la Facultad de Ciencias Economías y de Administración, localizada en Montevideo, Uruguay. Así fue como a mediados del mes de Julio y a finales del mes de Diciembre realicé un semestre de estudios en el extranjero en la licenciatura de Contaduría, logrando concluir dicho semestre satisfactoriamente y destacando algunas apreciaciones importantes tanto académicas como personales.


Al principio tenía dudas e incertidumbres sobre el intercambio pues no contaba con el recurso económico suficiente para solventar gastos que implicaría la movilidad académica, razón por la cual participe en la convocatoria de la Fundación UAEMex, A.C. y afortunadamente fui uno de los seleccionados para recibir el apoyo complementario a la movilidad académica, esto me dio ánimos y confianza para centrarme, poner todo mi esfuerzo y valorar mucho esta gran oportunidad; además sabía que mi familia me estaría apoyando con lo que más pudiera.


Cuando te alejas de la familia, de tu hogar y de tu país estas dejando comodidades así como facilidades que tenías a tu alrededor en tu entorno cotidiano y las cambias por un objetivo, una meta que deseas cumplir y vas en busca de nuevas experiencias que te ayudaran a fortalecerte en el ámbito personal y profesional. Al principio puede parecer muy difícil llegar a un lugar desconocido con costumbres, personas y maneras de pensar distintas, hasta podrías llegar a sentirte que no encajas en su estilo de ser, de vivir o de estar en su entorno.

Y tal cual me sucedió, salí de México con ideas, ilusiones y con un forma de pensar que a mi parecer era bastante normal; pero estando en Uruguay aprendí muchas cosas tanto académicas como personales y todo eso generaría en mi cambios importantes; en un principio sí se me hacía difícil poder moverme por esa gran cuidad, me era difícil adaptarme a su estilo de vida a sus hábitos y su forma de relacionarse, pero nunca me di por vencido siempre pensaba en lo bueno que sería para mí el estar cumpliendo esa meta y en lo orgulloso que me sentiría de regresar a mi país con la frente en alto sabiendo y demostrando que lo había logrado.


En la parte académica debo reconocer que aprendí mucho, los profesores eran muy buenos, las clases bastante interesantes. Para mí era la primera vez que estaba en una facultad enorme con aulas para 300 alumnos, eso era algo nuevo pues yo estudio en un centro universitario donde los grupos y salones son un poco más reducidos; su forma de enseñar era muy buena aunque eran muy exigentes su sistema de educación era distinto al de mi espacio académico pero eso no me detuvo sabía que sería complicado y tendría que adaptarme lo más rápido posible y poder dejar en alto a mi universidad. Todo ese esfuerzo por salir bien en mis materias fomentó en mí la necesidad de hacerme autodidacta, con el material que nos proporcionaba la facultad me ponía a estudiar y a investigar por mi parte para saber un poco más de algunas cosas que eran desconocidas para mí, pero al final de todo estoy feliz pues he desarrollado la iniciativa de no quedarme solo con lo que se ve en la clase sino con investigar un poco más y entender a fondo temas de interés para mi formación profesional y la verdad estoy sorprendido porque he ampliado mi propia visión de la vida ya tengo nuevas maneras de ver y enfocar la realidad así como distintos puntos de vista y análisis de hasta dónde pretendo llegar y lo que quiero logar.


Se sabe que el ser humano es sociable por naturaleza, es decir que necesitamos estar en contacto con otras personas con las que podamos convivir para sentirnos aceptados e integrados. Conocí montones de personas en Uruguay y no sólo de ese país sino de muchos países, eso es algo muy bueno de Uruguay que existe una mezcla grande de nacionalidades personas de distintos países que se relaciona, conviven comparten sus costumbres, sus artes culinarias, su gastronomía y sus maneras de pensar, no negaré que al principio sí fue algo complicado relacionarme con ellos la forma de hablar, el significado de algunas palabras, su comida, sus hábitos, la manera de expresarnos así como de pensar y sentir si eran muy notorias y diferentes pero todo eso iba generando un cambio en mi manera de pensar, logré comprender que existen miles de formas de pensar, miles de ideas en cada persona y cada una de esas personas aportaba algo en mí; pero que al final nos identificamos todos en que somos personas que compartimos el mismo planeta pero en diferente ubicación, que las risas y alegrías son el motor de la amistad y que a pesar de tener una nacionalidad distinta podemos generar ese sentimiento de afecto y cariño hacia personas diferentes.


Uruguay marco en mí una gran etapa de mi vida, me hizo independiente pues yo me las arreglaba solo para poder cocinar, lavar, hacer las compras, atenderme y sobretodo saber resolver problemas de la vida diaria por mí mismo, aprendí a valorar un plato de comida sobre la mesa y a enfrentar al mundo estando lejos pues esa es otra enseñanza más de un intercambio, independientemente de la enseñanza que me brindó la facultad, la vida misma también me dio su enseñanza me hizo más responsable, dedicado y comprometido, disfrute mucho estar allá porque sabía que era un prueba más que tenía que superar y cada día que pasaba era para mí un día de experiencia inolvidable.


Me atrevo a comentar que muchas personas no se atreven a salir de su pequeña burbuja en el que viven se aferran a seguir los pasos fijados por la sociedad y a ser como los demás, y es ahí donde quieren que tú seas también como todos los demás, pero gracias a Dios tengo una familia que siempre me apoyó que a pesar de que algunas personas me detenían mi familia siempre me impulsaba a cumplir mis metas, y es cierto lo que dicen cuando uno sufre más por conseguir las cosas es cuando más lo valora.


Debo agradecer y hacer una mención especial a la Fundación UAEMéx porque gracias a ella y a los apoyos entregados así como su compromiso con los jóvenes que se atreven a seguir sus sueños y cumplir sus metas cada vez hay más jóvenes estudiantes que se arriesgan a vivir esta experiencia tan maravillosa que en lo personal ha sido una experiencia única e inolvidable que recordare siempre pues me transformo en muchos aspectos como estudiante y como persona y puedo asegurar que todos aquellos jóvenes que también viven una experiencia así no volverán a ser los mismos; tarde o temprano contribuiremos con algo en favor de nuestra Universidad Autónoma del Estado de México pues ella es la que nos abrió la oportunidad de alcanzar esa meta y nos impulsó a ser mejores estudiantes.


Cumplí mi objetivos satisfactoriamente estoy muy contento con mis resultados y me atrevo a decirles a los demás jóvenes que lo intenten que no se rindan sigan sus impulsos hagan realidad sus sueños porque si algo se me queda bien marcado de toda mi experiencia es que la vida es para disfrutarse haz que cada día sea un día de experiencia y aprendizaje los logros que hoy obtienes son el resultado del esfuerzo que bienes arrastrando y que trazaran la gran trayectoria que te espera por delante.

#MovilidadInternacional

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Dirección

Gral. Venustiano Carranza poniente 604. Col. Ciprés. Toluca, Estado de México C.P. 50120.

Teléfonos

T: (722) 280-33-18

T: (722) 212-92-09
F: (722) 219-84-12

Horarios

Lunes a Viernes

de 09:00 a 19:00hrs.

Correo  electrónico

fundacion@fundacionuaemex.org

  • Facebook - White Circle
  • Tumblr - White Circle
  • YouTube - White Circle

Correo institucional 

Entrar